María Pilar Cuartero Sánchez

8971427Mestra no Colexio Público “Jerónimo Zurita y Castro” de Zaragoza. Soy María Pilar Cuartero Sánchez. No podría llamarme de otro modo siendo de Zaragoza. Aquí nací hace ya años y aquí sigo viviendo y ejerciendo mi profesión, el magisterio.

Hace ya 25 años que soy maestra. Dieciséis de ellos los pasé en pueblos de mi Comunidad, donde aprendí muchísimo. Ahora ya hace unos cuantos que estoy en Zaragoza capital, en el Colegio Público “Jerónimo Zurita y Castro”. Es un Centro muy acogedor, de dos vías, situado en un barrio de clase media dentro de la ciudad. Cercano al centro y con todos los servicios. Nuestro alumnado es bueno en cuanto a rendimiento y “comportamiento”. Escolarizamos a un 8% de inmigrantes (últimamente se han ido muchos), y también a un grupo de minorías étnicas, en este caso son niños gitanos. Entre las familias tenemos de todo, desde obreros cualificados, gente en paro, hasta profesores universitarios, pasando por enfermeras, amas de casa etc…

6094208En mi colegio no hay ningún problema para llevar a cabo todas aquellas actividades que el profesorado considere convenientes para el mejor desarrollo de su tarea. Tengo dos “habilitaciones”, Ciencias Humanas e Inglés. Normalmente, ya hace años que fundamentalmente doy clases de inglés y también llevo la dinamización de la Biblioteca escolar. De vez en cuando algún año me toca ser tutora, como estos dos cursos en concreto, del 2009 al 2012. La verdad, siempre he sido una persona muy inquieta y me gusta enterarme y mantenerme al día de lo que ocurre en educación. Pero sinceramente, mi forma de entender la enseñanza cambió sustancialmente cuando entré en contacto con mis compañeras constructivistas del colegio de La Almunia de Doña Godina, un pueblo aragonés donde trabajé varios años. Para mí fue una revelación.  Posteriormente pertenecí varios años a un Seminario Constructivista de Inglés, donde todavía me interesó más esta forma de ver la enseñanza y el proceso de aprendizaje. Fui a conferencias, leí libros y aquí estoy. Intento ser feliz en mi trabajo y que mis alumnos también lo sean. Intento no aburrirme y despertar en ellos el ansia por el conocimiento y por el saber. Ojalá lo consiga, al menos en algunos casos. Me gusta meter “la vida en la clase”. El mundo real, ¡más allá del libro de texto!

No hago nada raro ni espectacular, ni nada que muchos de los que leen esto no hagan. Algunas de las actividades-tipo que llevamos a cabo serían:
  • Los padres nos visitan: Me encanta que gente de fuera venga a contarnos sus experiencias. Este curso ya ha venido una mamá comadrona, una tía campeona de cross, un padre enfermero con preparaciones de antibióticos y bacterias etc. Y esperamos más. Nunca he entendido el “miedo” que muchos compañeros tienen a que los padres entren en el colegio de sus hijos. Pero lo respeto.
  • Escribimos libros: Qué importante es escribir, qué os voy a contar. Pues a escribir se aprende escribiendo, y corrigiendo, y pasando a limpio, pero sobre todo dentro de un contexto de aprendizaje significativo. Con textos que tengan sentido para ellos. Por eso hacemos libros cooperativos, entre todos que luego todos se llevan a casa para leer con sus familias. Súper motivador. Algunos títulos son:
    1. “Todo sobre mi madre”
    2. “Me lo han contado mis abuelos”, anécdotas de la infancia de sus abuelos contadas por ellos mismos
    3. “Entrevista a mi padre”, una entrevista sobre el trabajo que desempeñan sus padres, en qué consiste y hasta qué punto les hace felices
    4. “Las máquinas nos facilitan la vida”
    5. “Animales en peligro de extinción”
    6. “Adivinanzas
        …
1647223 9466447 6229401
954399 4489959 6440316
7261132 5990664
  • Los rincones de clase:
    1. El rincón de las ciencias: Ahí vamos trayendo todo lo que nos interesa relacionado con los temas de Cono que vamos dando. Lo traen de su casa, o lo encuentran por el campo o lo cogemos en el colegio etc… Les encanta pararse a verlo y comentarlo. Los chicos de otras clases entran a veces a verlo
    2. El rincón de las letras: Ahí colgamos poesías, trabajos de investigación, trabajos voluntarios, narraciones y un largo etc. Eso sí, tienen que estar bien presentados y sin faltas de ortografía (o casi…)
    3. El rincón de las mates: Funciona como los demás
    4. El rincón de inglés: Tenemos los portfolios de inglés con nuestros trabajos guardados y zona para exponer los nuevos

A veces los rincones cambian en función de lo que estemos trabajando. Ahora que hemos trabajado un proyecto de los “Indios americanos”, hemos tenido un rincón de esto.

2449052 1459759
633764 7345046
  • El blog. Todo el mundo sabe lo que es un blog, pero la primera alucinada de su resultado motivador soy yo. Para verlo aquí tenéis la dirección de internet:www.kintosinvestigadores.blogspot.com6594547

Podría seguir contándoos cosas, pero ya veis por donde van los tiros. No es nada raro, ni difícil, ni siquiera muy novedoso. Son ganas de cambiar algo la rutina, y los resultados son muy buenos, de verdad. No en mejores notas, quizá, pero sí en mayor motivación y sobre todo en mayor cantidad de “espacios educativos inclusivos”, que permiten a todo el alumnado participar en la medida de sus posibilidades y que intenta crear niños críticos y curiosos.


“ESTIMULAR LA CURIOSIDAD Y LA CREATIVIDAD:

BASE DEL PROCESO ENSEÑANZA-APRENDIZAJE”

Artigo de María Pilar Cuartero Sánchez
¿Por qué me hice maestra? Cada uno tendrá su propia contestación para esta pregunta en apariencia tan sencilla. Sé para qué no soy maestra. No soy una burócrata del  libro de texto, no soy una servidora de las editoriales, no estoy “agobiada por el programa”. Por cierto: ¿Qué es el programa?, porque parece que en muchos casos, el programa coincide exactamente para muchos docentes con lo que la “Editorial x+y” dice que hay que dar y hacer con los chicos. No se me ocurre nada más aburrido, ni mas alienante, que empezar un libro que yo no he escrito, en el que nadie me ha pedido opinión; empezarlo, digo, por la primera página y no acabarlo hasta la última. Dejar de leer la prensa, porque no da tiempo de acabar el libro; dejar de hacer una excursión a un castillo medieval, porque no da tiempo a acaba el ¿programa?; dejar de investigar cada día sobre lo que nos rodea, lo que está pasando en el mundo, porque los ejercicios de la página 20, están sin hacer; dejar de leer un libro sobre los indios americanos, porque eso no entra en el PROGRAMAAAAA. Sé para qué no soy maestra. No soy maestra para abrumar a mis alumnos con fotocopias (¡oh bendito-maldito invento!), para que así ellos ya no tengan que escribir, ya no tengan que crear o inventar, ya no tengan que hacer sus propios dibujos y se limiten a rellenar uno que alguien ha dibujado por ellos. No uno, claro, sino uno detrás de otro. Hace poco tiré al reciclaje los trabajos de      Infantil de mis hijas. No había ni un solo dibujo hecho por ellas. Había cientos de fotocopias rellenadas de colores. ¿A quién de los que estáis leyendo esto le gustaría   estar horas de su tiempo repasando encima de lo que otros han escrito? Y sin embargo, este desolador panorama es el que vivimos, viven nuestros alumnos día tras día, hora tras hora, en las clases con muchos docentes. ¿Qué nos pasa a los docentes, a muchos profesores de todos los niveles? ¿Se nos ha ido la ilusión?, ¿no tenemos iniciativa?, ¿no queremos cambiar nada? Sabemos positivamente que este tipo de enseñanza es alienante. Claro que sirve para algunos alumnos. Alumnos todoterreno que aprenden a pesar de nosotros mismos, a pesar de cualquier método, a pesar de cualquier profesor que les dé clase. Pero esos son los menos. Más que de alumnos discapacitados, o con altas capacidades, o desmotivados, o flojos o inteligentes; a mí me gusta hablar de alumnado con “distintas capacidades”. Los hay muy buenos en dibujo, pero con los impresentables cuadernos de dibujo de las editoriales, no les dejamos hacer en toda su escolarización ni un solo dibujo creativo, que salga sólo de su lápiz y de un papel en blanco. “Yo no soy de plástica”, oigo decir ¿y quién lo es? Yo les diría: Tú no eres de plástica, pero tus alumnos sí. Ellos tienen la CREATIVIDAD, que a ti ya te falta, no mates su creatividad con tu ¿incompetencia, apatía, inseguridad? Deja que dibuje, que pinte, que recorte, que construya. Muéstrale modelos de los grandes, de los que sí saben, sé un vehículo. Porque al final somos eso, un VEHÍCULO. Pero seamos Ferraris. No un coche cansado y de tercera o cuarta mano, que ya no tiene ganas de correr. Si tenemos distintas capacidades, tenemos que trabajar a distintos niveles. Ya estoy oyendo. ¡Qué lío, a mí no me pagan para eso! Pues resulta que sí nos pagan para eso. Si nos  hubiésemos querido hace ricos no nos hubiésemos hecho maestros. Queremos ser ricos en chicos y chicas a los que sepamos motivar, de los que sepamos sacar lo mejor de sí mismos. Queremos ser ricos en que nuestros chicos traigan a clase su vida para que se sientan partícipes de su proceso enseñanza-aprendizaje. Queremos ser millonarios en que nuestros alumnos sonrían cuando les proponemos un trabajo que tenga la suficiente amplitud para que todos ellos puedan participar a distintos niveles. No vamos a saber qué hacer con tanta RIQUEZA HUMANA. A finales del curso pasado acudí a las Jornadas sobre Tecnologías de la Información y la Comunicación que organiza todos los años el Gobierno de Aragón. Ir a este tipo de acontecimientos “con la mente abierta…”, puede mejorar tu forma de ver la escuela. “¡Yo sigo los consejos de mi maestro de cuando era pequeño, porque en mí han ido muy  bien!”, me decía un compañero hace poco. Yo no me fiaría de un médico que no se recicla continuamente en su trabajo. Nadie se opera hoy en día con bisturí la miopía, desde que existe el láser, ni siquiera los profesores que no mueven ni una coma de su “enseñanza tradicional” de hace 30, 40 o 50 años. ¡Qué curioso!, tendrían que ir a médicos de su mismo modo de pensar, pero claro eso no lo hace nadie. ¿Qué nos pasa, entonces, en la escuela? ¡Abramos nuestras mentes, para así poder abrirlas a los niños que tenemos a nuestro cargo! ¡Qué maravillosa responsabilidad! Reciclémonos, actualicémonos. A lo mejor no sé ve nuestro trabajo mal o bien hecho a corto plazo, como al médico que se le muere el paciente por incompetente, pero sí influimos tanto, tanto, tanto en nuestros alumnos que eso ya debería bastarnos para dar lo mejor de nosotros mismos. Deja tu libro de texto como complemento importante o como guía, pero no como un dios. Propón a tus alumnos que investiguen, a su nivel, sobre temas concretos que estéis dando, sobre personas importantes en la vida de la Humanidad, para que ellos vayan viendo modelos de vida; Plantea muchos trabajos voluntarios que cuenten como positivo si lo hacen, pero no como negativo si no. Esto hace que los niños se sientan protagonistas de su proceso de enseñanza-aprendizaje. Deja que ellos planteen temas sobre los que quieren trabajar; no hace falta que lo hagan todos, todos no son iguales en cuanto a capacidades. Utiliza las nuevas tecnologías. NO LES TENGAS MIEDO, tienes la obligación de preparar a tus chicos y chicas para la vida que les toca vivir a ellos, y tú sabes muy bien cuál es, es la era de las TIC. Ellos saben mucho de todo esto y van a resolver los problemas que aparezcan en clase y no pasa nada. Tú eres su profesor, que no quiere decir que sepas todo, ni que seas la enciclopedia inmutable y que no se equivoca, sino que eres el que propone, organiza, corrige y ayuda a crecer a cada uno. Ayer hicimos una sesión con los Tablets en la que yo no expliqué absolutamente nada, porque no sabía hacer lo que estábamos aprendiendo y además me interesaba aprenderlo; pero ya me había enterado de que tenía tres en la clase que sí sabían, y ellos dieron la clase y ayudaron a los otros. Le puse un positivo enorme a cada uno, y ellos y yo aprendimos. por último te hablaré de LA IMPORTANCIA DEL POSITIVO. Hasta yo estoy maravillada, del efecto que tiene poner positivos en clase ante cualquier acontecimiento, trabajo, contestación especial etc., que ocurre. Pueden ser positivos generales a la clase, por una canción bien cantada, por un trabajo bien hecho, etc. Es increíble pero siempre da buen resultado, siempre. También pueden ser positivos personales, por la razón especial que consideres: un trabajo voluntario, un libro que nos traen a clase sobre un tema interesante que estamos dando etc… Siempre tiene efectos buenos, siempre. Me gusta tanto lo que hago, que mi cabeza no para de pensar en cómo llegar a todos mis alumnos de una manera u otra; en cómo hacer que el alumno que casi no puede llegar, destaque en un momento determinado, y otro que tiene capacidad de dar mucho, dé mucho y además los otros se beneficien de ello; en que el que dibuja muy bien nos haga dibujos para adornar la clase y hasta el colegio y así sucesivamente. ¿Lo consigo? Pues a veces sí, y otras no. Pero queridos colegas, POR NOSOTROS QUE NO QUEDE. Para mí lo más importante en la vida es estimular la curiosidad de mis alumnos, por lo que sea, por aprender en general, por saber. Pero el saber, como vengo insistiendo en todo el artículo, no es unilateral, no se cierra a un programa. El saber no lo da aprenderse de memoria un libro de texto, sino el formar alumnos curiosos, interesados por el mundo y por la vida, en sus infinitas posibilidades. Tendremos así fontaneros, barrenderos, médicos, profesores, personas felices, porque han descubierto por ellos mismos lo que son. María Pilar Cuartero Sánchez